¿Cuál es el rol de la organización en el diseño de su propio aprendizaje?

Toda creación requiere inspiración. Los que nos animamos a proponer sentimos un impulso por hacerlo, en nuestro caso, es el anhelo de inspirar (nos) a ser mejores personas y aportar a que generemos mejores resultados. Ese proceso claramente no es ajeno al miedo, cuando le pones corazón a lo que haces es normal sentirte vulnerable, por lo que crear pudiera a veces parecer un riesgo.

La experiencia que inspiró este artículo y que nos acercó a la ruta del co-diseñar se dio hace cerca de 8 años. Venía trabajando como coach en algunas empresas importantes, pero aún no había dirigido ningún proceso de liderazgo de gran alcance. Una empresa (que a esta altura es más que un cliente) decidió confiar en nosotros y pedirnos un proceso que sabía que podíamos hacer y que nunca habíamos hecho (lo que es realmente confianza, casi fe).

Logramos hacer una propuesta sólida y que sea aprobada. De ahí venía el desafío de siempre, hacer de ésta un proyecto real (en aquella época con 8 años menos de experiencia fue tremendo). Nos llegó un correo de la gerente de RRHH diciendo que en una semana presentábamos la ruta del proyecto al directorio. Con honestidad no estábamos seguros que cómo hacerlo ¿Qué preguntas nos harán? ¿Cómo le damos al clavo? ¿Cómo lo hacemos en 15 minutos y en máximo 3 láminas? ¿Cómo hacemos que ellos también confíen en nosotros? ¿Cómo evidenciamos que no se han equivocado al escogernos? ¿Cómo salimos vivos de esto? Mil dudas más que podría detallar.

Entonces nos vino una idea ¿Por qué tenemos que hacerlo solos? ¿Por qué no involucramos a RRHH? ¿Por qué no escuchamos lo que las personas de la organización quieren y diseñamos en base a eso? ¿Por qué no pasamos de MG propone esto, a su equipo ha co-diseñado esto con nosotros?

Bueno, lo hicimos, a RRHH le encantó la idea. Presentamos tal cual les cuento, sobrevivimos a la reunión y trabajamos con ellos desde entonces. Justamente esta organización es la que nos pidió ver la forma de sistematizar este proceso (que fue para nosotros un salvavidas) y entrenar a RRHH y a sus líderes a hacerlo. Y es ahí donde nace el modelo CREAR, que hoy compartimos con mucho cariño y humildad con ustedes y que ha servido de guía para nuestros clientes actuales, a los que seguimos inspirando y creando mejores resultados.

Con cariño,

Juan Carlos Caballero.

#MGconsulting

#MejoresPersonasMejoresResultados